miércoles, 17 de diciembre de 2008

FÓSILES VIVIENTES

Según la Teoría de la Evolución de Charles Darwin propuesta en 1859, toda forma de vida evoluciona con el tiempo por selección natural, de manera gradual, dando origen a formas de vida más complejas.

Sin embargo, a la luz de las evidencias encontradas en los fósiles, cabe hacernos una pregunta:

¿Porqué existen animales y plantas que no han cambiado en "millones" de años? Esta es una pregunta que se hacen hoy en día todos los que alguna vez creyeron ciegamente en la Teoría de la Evolución.

El término "Fósiles Vivientes", es la paradoja de toda esta Teoría, que según el método científico sólo debe considerarse una Hipótesis.

Lo más lamentable es que detrás de esta "Teoría" está el Humanismo que es un movimiento intelectual y filosófico europeo del siglo XIV, que niega la existencia de un Dios Creador y que ha desplazado al Cristianismo de los Centros de Estudios como Colegios, Institutos y Universidades y ha monopolizado es sistema filosófico de estas.

Por ello, teniendo en cuenta que los Centros de Estudios deben ser neutrales, los científicos y otras personalidades de Australia, Estados Unidos e Inglaterra, que no creen en la Teoría de la Evolución, han pedido a sus respectivos gobiernos la inclusión de la enseñanza del Creacionismo y del Diseño Inteligente como una postura más sobre el origen del Universo y que los alumnos elijan con libertad la cosmovisión que desean tener, si Evolucionista o Creacionista.

Las nocivas consecuencias de sacar a Dios de la vida, se ven reflejadas en el alto índice de abortos, violencia familiar, suicidios, adulterios, divorcios, homosexualismo, etc. Por ello, la Iglesia está llamada a ser la Luz y la Sal de la Tierra e influir positivamente en el individuo, la familia y la sociedad en general (Mt.5:13-16).

La "Teoría" de la Evolución está en contraposición con la enseñanza de la Biblia en Génesis. La "Teoría" de la Evolución no es una ciencia comprobada. Para entender el origen del universo, de la Tierra y del hombre, científicamente, sólo existen intentos de Teorías, es decir, Hipótesis. Ésto sigue siendo básicamente una cuestión de fe. Tampoco es posible demostrar científicamente que Dios no existe y que Él no es el Creador del Universo y de todo lo que hay.

A continuación, para curiosidad de nuestros lectores y con la evidencia fósil, citamos algunos ejemplos notables de como la evolución no existe: